Buscar
  • Departamento de Prensa

!Ameghino es Federal!


¿Ustedes los vieron? Mientras la gente invadía desaforadamente la cancha al grito de “¡Dale Campeón!”, ellos corrieron a estrechar manos y abrazos con el rival al que acababan de pasar por arriba para quedarse con el título de campeón de la Liga Cordobesa y el ascenso al Torneo Federal. Fueron apenas segundos, antes de desatar el festejo. Segundos que los definen de punta a punta, y que alcanzan para entender por qué este equipo, que anoche superó a 9 de Julio por 79 a 60 en el sexto punto de la final, se quedó con el título.

Este equipo ascendió porque respeta. Esos segundos son respeto. Se respeta a sí mismo y respeta al que tiene que vencer. Respeta el trabajo ajeno para potenciar el propio. Respeta los momentos, respeta los horarios, respeta a los que trabajan en silencio para que a ellos no les falte nada en la cancha. Se respetan entre ellos. Respetan el esfuerzo. Respetan también los que están afuera. Los chicos respetan a los grandes, los grandes a los viejos. Los viejos no aflojaron nunca, por respeto a un proyecto a largo plazo en el que soñaron, apostaron y trabajaron.

Y para respetar hay que tener grandeza. Y tarde o temprano los grandes triunfan. Como Ameghino. Porque los grandes no van por revanchas, sino por objetivos.

Anoche Ameghino ganó de punta a punta, con un juego de gran nivel, más allá de haber caído en un pequeño bajón de rendimiento en la segunda parte del último cuarto. Triples, defensa, contragolpe. Rotación de pelota, rebotes, paciencia. Ameghino lo tuvo todo, en mayor o menor medida.

Porque en ningún momento dejó que 9 de Julio se ponga en juego. El León Le consumió todos los recursos. Lo desgastó físicamente, hizo gala de su efectividad y manejó la ventaja. Solo en algunos pasajes, cuando 9 de Julio se paró a defender en zona, a Ameghino se le trabaron algunos engranajes de una artillería que rozaba la perfección. Pero con intentos individuales, y con libres en el cierre del partido, terminó resolviendo el juego cómodamente.

Victoria, título, ascenso. Y la sensación de todo un club de poder sacarse una mochila tan pesada como adictiva, que por nadie más que el propio Ameghino se obligaba a cargarla.

La evolución de este equipo obliga a recordar aquel partido contra Unión Central en la fase regular. Ese en el que se sufrió para ganar y donde una derrota complicaba muchísimo la clasificación. Este Ameghino vapulearía a aquel Ameghino. Un equipo que creció a lo largo del torneo, que supo dejar atrás lesiones de todos los colores, que se sobrepuso a derrotas duras como contra Hindú. Mirar atrás y recordar es una forma de valorar el esfuerzo, la voluntad y el tiempo que estos jugadores y dirigentes dedicaron a crecer y hacerse mejores, grandes.

Estos dirigentes tuvieron un sueño. Estos jugadores se contagiaron. Este equipo tuvo liderazgo. Tuvo gritos y perfiles bajos. Tuvo risas y enojos. Tuvo llantos. Este equipo tuvo cansancio y resignación. Tuvo motivación y superación. Este equipo tuvo todo, todo para ser campeón.

Síntesis:

Ameghino de Villa María (79): Gonzalo Gorostiaga 18, Santiago Iglesias 19, Andrés Renzi 7, Abel Aristimuño 9 y Alejandro Quigley 8 (FI); Andrés Duval 5, Diego Cerutti 2, Ricardo Lástrico 5, Santiago Ferreyra 4 y Lucas Cordero 2. DT: Pablo Castro.

9 de Julio de Morteros (60): Leandro Conti 8, José Bria 2, Luciano Festa 7, Diego Cañete 8 y Luis Martina 12 (FI); Tomás Ligorria 14, Bruno Mengoni 3 y Facundo Toledo 6. DT: Darío Coronel.

Parciales: 1º: Ameghino 31-9 de Julio 20; 2º: 46-26 (14-6); 3º: 66-44 (20-18); 4º: 79-60 (13-16).

#LigaCordobesa #Ameghino #Campeon

  • Twitter Metallic
  • Facebook Metallic
  • YouTube Metallic

© 2015-2020 by Damián Stupenengo

Club Florentino Ameghino

San Juan 1646, Villa María, Córdoba

Prensa: 353 - 5695054

ameghinobasket@gmail.com