“Buscamos que los chicos logren formarse, que disfruten y sientan el básquet”

El entrenador de la categoría U13 de Ameghino, Fabricio Lamberti, contó sobre la obtención del Torneo Preparatorio, la felicidad de los pequeños de volver a jugar y del trabajo en la categoría.




Ameghino se quedó con el Torneo Preparatorio de la Asociación de Basquet de Villa María en la categoría U13. Aprovechamos la oportunidad para que el entrenador de la categoría, Fabricio Lamberti, nos cuente sobre el trabajo que se viene realizando con esos Leoncitos.


“Fue lindo obtener la copa, pero no es el principal objetivo ganar, buscamos que los chicos logren formarse, que disfruten y sientan el básquet y si se puede ganar bienvenido sea”, resaltó el joven DT, quien llegó a Ameghino en 2016 para integrar el plantel profesional del Torneo Federal y que desde 2020 comenzó su camino como entrenador en el club.


Fabri, nacido el 23 de febrero de 2000 en Pozo del Molle, repasó lo que significa estar nuevamente disfrutando del básquet con los niños, tras muchos meses de parate por la pandemia. “La verdad que la pandemia nos pegó a todos, a mí personalmente apenas comenzaba a trabajar y ese golpe de estar encerrados lo sufrí, quería la cancha, después de a poco me fui a acostumbrando al zoom y por suerte seguimos entrenando, claramente bajamos el número de chicos, se conectaban muy pocos, tratamos con los profes de ser creativos, de pensar diferentes propuestas para mantener esa motivación de los chicos y por suerte se mantuvo una base de chicos que se conectaron durante toda la pandemia”, recordó.


A su vez, enfatizó que “en el regreso a los entrenamientos los chicos se sentían felices y muy motivados y los profes ni hablar jaja, costó volver a agarrar ritmo, pero de a poco lo fuimos supliendo con entrenamientos”.


Cuando se pudo, el León volvió a las prácticas. Fue el 11 de enero. “Ningún club empezó tan temprano, trate de entrenar muchísimos fundamentos individuales, muchas situaciones de 1vs1, que sepan jugar y defender el 1vs1, así que busque exprimirlos en ese sentido, durante todo el verano sumábamos 10 estímulos semanales combinados con parte de básquet y parte física”, describió.


“Comenzamos la pre temporada con 4 chicos U13 y hoy somos 10, más todos los minis que se suman, así que también conforme con eso”, resaltó.



Con respecto al torneo preparatorio que se disputó días atrás, mencionó que “jugamos dos partidos en el primer torneo preparatorio en Pozo del Molle, perdiendo la final, pero de todas maneras clasificando a la copa de oro. Me fui conforme ese día, el primer partido le ganamos a Sparta, los noté muy bien físicamente y con muchísimas ganas de jugar, luego perdimos la final con Unión”, contó Fabri.


“En la Copa de Oro, jugamos la semifinal con Central Argentino y luego la final con Unión Central, note una mejoría tras el primer torneo, tanto en la concentración como en lo basquetbolistico, los chicos se sintieron mucho más cómodos y sueltos, y nos pudimos quedar con la copa”, subrayó.

“Es un plus y un extra para seguir entrenando y trabajando, los note muy entusiasmados, los vi disfrutar, divertirse y con una sonrisa, y si un chico de 11 o 12 años se va con una sonrisa a la casa yo me voy el triple de feliz”, resaltó Fabri, quien comenzó en el club a cargo de la parte física de los más pequeños, junto a Mateo Peralta y hoy tiene a cargo la categoría.


Tras muchos meses de incertidumbre, el “profe” resaltó que cuando les contó a los Leoncitos que volvían a jugar “se les ilumino la cara y fue lindo, los primeros minutos de juego había nerviosismo, muchas equivocaciones y muchísimas ganas de jugar, que es lo que tanto buscábamos, y de a poco se fueron soltando”, dijo al respecto.


“Como profe, personalmente, no veía las horas de jugar, quería sentir mi primera experiencia como entrenador, quería ver lo que era, como se vive, la verdad que también estaba ansioso, y empezar de esta manera con una copa fue algo muy hermoso y especial para mi”, cerró.