El balance juvenil: La fuerte apuesta a la Academia Ameghino

Finalizada una nueva etapa regular para el León de Villa María, en lo que fue su cuarta participación en fila en la Liga Argentina, vale la pena realizar un balance sobre la participación del equipo y la repetición de situaciones a lo largo de su estadía en la segunda categoría del básquet nacional: A continuación, te contamos el aporte de los jugadores juveniles a la campaña del León.



Históricamente Ameghino de Villa María busca el crecimiento institucional y deportivo año a año, semestre a semestre. Desde su arribo a la Liga Argentina (TNA), una de las premisas para los dirigentes encabezados por Ariel Ferreyra (presidente), Pablo Giraudo (vice-presidente) y Germán González (secretario) ha sido claramente la formación de jugadores jóvenes para que sumen participación sus planteles profesionales en búsqueda de un futuro a corto, mediano y también a largo plazo.


“Desde el plano dirigencial nuestra apuesta supera lo deportivo, tratamos de dejarle a cada jugador lo máximo para su vida. Brindamos herramientas para el deporte, la vida y su formación personal dentro y fuera de la cancha”, declaró Ariel Ferreyra, presidente de Ameghino.


En la 2020/2021, por sobre todas las cosas, con la situación que atraviesa el mundo debido a la pandemia del coronavirus, la dirigencia villamariense dio un paso más adelante a lo que se venía haciendo, al plan de reclutamiento. Junto con las participaciones caseras en todos los torneos provinciales, se le agregó un factor esencial que empezó en noviembre de 2020 donde, tras pedidos a autoridades municipales -donde mucho tuvo que ver la ayuda del Dr. Pedro Trecco- se pudo volver a entrenar en cancha.


Fue momento donde las garras del León no solo recibieron a jugadores profesionales, sino que también a todos los chicos que tiene el club por distintas partes del país (Salta, Tucumán, Carmen de Patagones, Puerto Madryn, Buenos Aires, Córdoba, Rosario, entre otras).


“Hay algo en Ameghino que es innegociable para nosotros, en cada inicio de temporada dejamos en claro que el plantel viaja siempre con 12 jugadores. Esto a nosotros nos brinda un respaldo que es que siempre tendremos a nuestra cantera representando los colores en el máximo nivel. También es una cuota más del proceso para que los chicos vean como es la forma que se trabaja en la élite, como se viaja, se descansa, se preparan los juegos”, sentenció Pablo Giraudo, vicepresidente de la institución.


Además, de este gran suceso donde nuestros jugadores pasaron de entrenar desde casa al club, durante los meses de pandemia también se logró concretar un convenio histórico con Unión Central, uno de los clubes formadores de la ciudad de Villa María.


Esta unión entre partes busca claramente potenciar a ambas instituciones a nivel deportivo, social e institucional. De esa semilla se logró generar que Ignacio Ortega, formado en Unión Central, sea parte de las filas de Ameghino, quien llevó al jugador debutar en Liga Argentina y también terminó siendo convocado para la preselección Argentina U19 con dos años menos que el resto de los preseleccionados, una noticia que se festejó en la Leonera pero también en la casa del aurinegro villamariense.



“Año a año vamos perfeccionando la elección de jugadores reclutados, en el club los formamos para lleguen a su máximo esplendor. Verlos jugar, debutar, entrenar día a día con jugadores más grandes, a nosotros nos llena de orgullo. La creación del convenio para potenciar chicos de Villa María es algo inimaginable y de un salto de calidad para el deporte de nuestra ciudad muy importante”, dijo Germán González, secretario del León.


Ya situados en la temporada del equipo profesional, los “Leones” presentaron una lista de buena fe donde 9 jugadores cumplían con la edad de juveniles. Si bien en la lista solo se permiten 8 jugadores juveniles, el club decidió incluir a uno de ellos entre los U23 de formación que fue el caso del villamariense Santiago Baliosian, quien también es uno de los proyectos a futuros a los que apuesta fuerte el club.


De todos los jugadores inscriptos, Ameghino utilizó a los nueve con minutos en cancha. El jugador con mayor participación fue Mateo Beigier, que, si bien cuenta con 19 años, esta es su tercera campaña sumando experiencia con el equipo profesional (fue el juvenil con más puntos convertidos 121). Junto a él, otro que tuvo participación es Bautista Ott, pivote de Bahía Blanca quien hoy defiende la celeste y blanca en el Mundial U19 en Letonia.


Uno que llegó y fue sumando con creces fue Bruno Giacone, arribado desde Estudiantes de Concordia (45% en triples). Mientras que el trío campeón provincial U17 en el año 2019, también tuvo su primera experiencia en cancha, en viajes y entrenamientos con la Liga: Conformado por Carlos Rivero, Bruno Caribaux y Renzo D’amari redondean la lista de los jugadores de la Academia Ameghino. De estos tres últimos, solamente Rivero convirtió sus primeros puntos en la élite, no fue la misma suerte para los rosarinos Caribaux y D’amari.