El "Tucu" firmó su primer contrato profesional con el León

Emiliano Lezcano jugador de la Academia Ameghino firmó su primer contrato como mayor de 18 años. Conocé la historia detrás del jugador que llegó en 2019 desde Tucumán para formarse en el León.



La historia entre Ameghino y Emiliano Lezcano comenzó el 6 de enero de 2019. El base nacido en Tafí Viejo fue parte de un reclutamiento que organizó el club de Villa María para sumar jugadores a su cantera.


Tras ser elegido para formar parte del León, el armador proveniente de Estudiantes de Tucumán se unió a las filas formativas, además de jugar en la Liga Cordobesa de mayores y también encontró minutos en el equipo profesional de la Liga Argentina (algo que repitió en la 2019/2020).

Luego del receso por la pandemia, Emiliano Lezcano volvió a la ciudad para incorporarse a los entrenamientos y llegando a la segunda semana se realizó la firma del contrato profesional del jugador con el Club.


“Es la primera vez que firmo un contrato siendo mayor de 18, me pone muy contento poder seguir en este maravilloso Club, sé que esto significa que tengo que seguir dando lo máximo de mí en cada entrenamiento y partido, seguir siendo comprometido con el Club y representarlo de la mejor manera”, comenzó el “Tucu”.


Además, agregó: “Esto significa mucho para mí, sé que el club hace un esfuerzo enorme para seguir teniéndome aquí viniendo de tan lejos pero siempre me siento bien estando acá porque los entrenadores, compañeros y la gente que trabaja te demuestran que uno puede estar de la mejor manera y nunca me faltó nada, por eso valoro la importancia de seguir perteneciendo al León”.


Acerca de sus inicios en Ameghino, recordó que “cuando llegué, a principios de 2019, me imaginaba que llegaba a un lugar muy organizado y profesional, unos amigos antes de venir ya me contaron como era el club, como se manejaba y la verdad que esta buenísimo”. “Me encontré con gente de 10, muy profesionales y entrenadores de muy buena calidad. Sabía que si me reclutaban iba a poder aprender mucho como lo venimos haciendo”, agregó.


“Hoy en día al Club Ameghino lo siento como mi segunda casa, significa mucho para mi, es un lugar único que siempre busca crecer, siempre nos dan lo máximo y en el cual hice buenos amigos tanto con los reclutados, con los chicos de villa María, los trabajadores y los dirigentes que dejan todo para que nosotros brillemos”, confesó el base.


Al ser consultado por sus sensaciones en esta nueva etapa, sentenció: “Siempre que me pasan cosas lindas como estas pienso en mi familia que siempre me acompaña, mis amigos y en lo personal en todo el esfuerzo que hice para llegar y hago para seguir acá”.


Por último, concluyó: “Cuando mis amigos me preguntan por la Academia Ameghino siempre les digo que es un proyecto ambicioso porque en el León no solo se juega al báquet sino también priorizan otras disciplinas que son claves en el deporte como la nutrición, gimnasio, kinesiología, psicología, flexibilidad, el estudio de otras lenguas como Inglés que son super importantes a la hora de desarrollarnos dentro de la cancha”.