Pablo Giesenow llenó de lecciones a Ameghino

Durante más de una hora, Pablo Giesenow se ganó la total atención de toda la familia de Ameghino. El cordobés de 43 años, quien en 2015 sufrió un accidente que derivó en la amputación de sus piernas, contó anécdotas, vivencias y respondió absolutamente todo lo que tiene que ver con su ejemplar historia de superación.



Amante del deporte, reconoció que fue eso lo que le salvó la vida. Pero, además, asegura que es lo que más le gusta hacer, por eso se pone objetivos permanentemente: Jugó al fútbol, escaló el Aconcagua, corrió maratones, entre otras tantas cosas. Y aceptó el reto de venir a la Leonera para animarse con el básquet y el patín.


“Yo vivo todos los días y soy un convencido de que la fuerza de voluntad reemplaza cualquier parte del cuerpo, en mi caso literalmente, te permite superar obstáculos, pero tiene algo mucho más lindo: Que es que te permite alcanzar objetivos que en principio te parecen difíciles o inalcanzable. Ese motor de la voluntad es lo que te lleva puesto y a lograr lo que te propones”, fue una de las reflexiones que ofreció.


Giesenow también planteó que “como todo motor, necesita un combustible y para mi ese es el combustible humano, que es la familia, los amigos, los profes, los compañeros de trabajo…”.



En otro pasaje de la charla, también remarcó que “el deporte genera los vínculos positivos con gente increíble en cada carrera, en cada entrenamiento, el deporte me conecta con lo mejor de la vida, me hace bien al cuerpo, me hace bien a la salud, a la mente”, aunque reconoció: “Si me preguntan si algunas de las cosas que hago me generan algún dolor, la respuesta es sí. Siempre digo que lo único que no me duele a mi es Netflix. Pero lo que alguien compra con dinero, como la entrada a un cine porque le da placer, a mi me da placer el deporte y lo compro con un poco de dolor, con alguna molestia, con las cosas que me pasan todos los días. Pero sé que la satisfacción y la felicidad que me produce el resultado supera cualquier cosa”.


Finalmente, Giesenow hizo hincapié en la voluntad: “Creo que a veces no sabemos la fuerza que tenemos hasta el momento en que la necesitamos utilizar. Y esto de poner en perspectiva los problemas fue una de las claves más importantes de mi día después”.

Para el cierre de la charla, Pablo mostró su flamante camiseta de Ameghino que le fue enviada especialmente con su nombre en la espalda.

  • Twitter Metallic
  • Facebook Metallic
  • YouTube Metallic

© 2015-2020 by Damián Stupenengo

Club Florentino Ameghino

San Juan 1646, Villa María, Córdoba

Prensa: 353 - 5695054

ameghinobasket@gmail.com